Acceder | Registrate
Buscador
Patagonia Sur > Ushuaia

La historia del castor que quiso colonizar Ushuaia y terminó pidiendo asilo diplomático ver mapa

Por Emilio Urruty

Había una vez un joven castor, en tránsito a su nuevo hábitat, que se metió por error en las calles de Ushuaia.
Durante las pocas horas que duró su visita a la capital fueguina, pudo conocer a una banda de chicos futbolistas, a la representación diplomática chilena en nuestra ciudad y a algunos investigadores del centro científico de la localidad. La estadía fue algo estresante para el pobre bicho, pero salió ileso. Lo que sigue es la crónica de sus andanzas.

Se sabe que los castores roen madera, preferentemente troncos para construir con ellos sus famosos diques y también para mantener a raya los propios dientes, que les crecen demasiado rápido.

El de nuestra historia era un joven castor vagabundo, que se encontraba de casualidad en las costas de Ushuaia y que, viendo tanta casa sostenida sobre palos, se paró y murmuró: "¡Hmm! El sitio ideal para formar una colonia, que de donde yo vengo ya no hay lugar para nadie..."

Fue muy poco original en sus cavilaciones: algunos humanos ya se le habían adelantado cien años antes. Pero el castorcito no veía las viviendas, sino solamente los sabrosos pilotes de troncos.

Resuelto como suelen ser estos bichos, el animal superó el asco que -seguro- le produjeron las miasmas de la bahía Encerrada y avanzó hacia la canchita de fútbol adyacente al edificio que alberga el natatorio municipal. Venía, en realidad, bordeando los fondos de la Casa de la Cultura, dentro de la cual se estaba representando una obra de teatro para niños.

castor

El castor se asomó por una rendija de la sala, y aunque le interesó el argumento de la pieza teatral, continuó decidido hacia los palos del arco de fútbol, que tomaría como aperitivo antes de atacar los zoquetes de las alpinas ushuaienses.

Detrás de una pelota...

Pero su plan no resultó tan simple. En la cancha, unos cuantos niños disputaban un picadito y el paso del peludo roedor inmediatamente atrajo la atención de casi todos. Descuidaron la pelota hasta tal punto, que los pocos jugadores que permanecieron en el campo de juego convirtieron cuarenta y seis goles en el término de un minuto y medio de partido. Es que los demás ya habían salido del alambrado perimetral y seguían a prudencial distancia al animal, quien intentaba disimular su mirada de deseo hacia los postes. Poco a poco, la peregrinación avanzaba a paso de castor, el animalito pegado a los muros y los chicos a su lado.

"¡Cuidado!, no te acerques que muerde!", gritaba uno. "¡Salí, que estos bichos saltan!", advertía el otro.

Por lo menos quince pibes, con una actitud entre naturalista y hostigadora, se fueron arrimando al castor. Este, con algo de instintiva inquietud, veía demasiadas zapatillas embarradas moviéndose desagradablemente a su alrededor.

Desde su perspectiva, el paseo no estaba rumbeando hacia una suculenta merienda de madera, sino más bien hacia una lluvia de palos. Los nativos del lugar se estaban empezando a impacientar y sus vociferaciones cada vez sonaban peor.

"¡Sigámoslo, a ver qué hace!", sugería nervioso uno de los chicos. "Agarralo", invitaba otro. "Pisale la cola", proponía un tercero. "¡Ufa! ¿Nunca vieron un castor?", rezongaba desde lejos otro, que quería reanudar el partido.

"¡Déjenlo! ¿No ven que está asustado?", defendía el más sensato del grupo, ése que nunca falta para arruinar la sana diversión infantil.

Casi te atrapa la jungla de cemento

Las patas membranosas del castorcito andariego pronto descubrirían el asfalto. Tratando de ignorar la incómoda compañía de los niños, al llegar al cordón de la vereda el roedor observó a ambos lados de la avenida Maipú para ver si venía algún vehículo. Seguro de poder cruzar, bajó al pavimento y, apurando el pasito, superó el primer carril. Pero le faltaba bastante...

Entonces, del grupo de chicos que había permanecido cobardemente en la calzada mirando con sadismo cómo el animal pasaría a mejor vida bajo las ruedas de un auto, se desprendió el sensato. El buen pibe corrió hasta alcanzar al castor y, abriendo los brazos, detuvo el tránsito por unos instantes, hasta asegurarse que su protegido había por fin alcanzado la vereda de enfrente.

Disculpen: el consulado... ¿queda cruzando Maipú?

Tras cruzar Maipú, el castorcito errante descubrió con desilusión que allí tampoco había deliciosos postes para roer, y el acoso de los jóvenes humanos se estaba volviendo muy molesto.

Superada la prueba de la avenida, acaso los chicos empezaban a imaginar otros métodos para que la visita del castor a la ciudad resultase inolvidable.

Afortunadamente, en ese mismo momento, desde las ventanas del edificio que ocupa el Consulado de Chile en Ushuaia, alguien estaba observando la evolución de los acontecimientos.

El castor, arrinconado por la excitada banda infantil, ya se disponía a roer algún tobillo cuando apareció la mano salvadora, que dispersó a la chusma. Con la mirada, el animal parecía estar solicitando asilo diplomático, que inmediatamente le fue concedido. Las puertas de la representación chilena se abrieron para él. La amenaza había quedado atrás.

En manos de la ciencia

Dentro del consulado, aliviado, pidió pasar al baño. Desde allí, el castor pudo sentir que echaban doble llave a la puerta. Luego escuchó que llamaban por teléfono al Centro Austral de Investigaciones Científicas (CADIC).

¡Zas! ¿Acaso había saltado de las brasas para caer en el fuego? Pasó un rato largo y la puerta no se abría. Por fin, unas personas de blanco llegaron para llevárselo. ¡Lo habían entregado!

Si con los chicos de la canchita había sentido miedo, ahora estaba aterrorizado. Ya se veía embalsamado en una vitrina...

Fue aquélla una larga noche. ¡Hasta tuvo pesadillas! Niños jugando fútbol con una pelota de piel de castor, automóviles que le pisaban la cola, científicos experimentando... ¡Brrr!

Pero a la mañana siguiente, cuando se preparaba con resignación a un seguro sacrificio en favor de la ciencia, las mismas personas que lo habían sacado del consulado, lo subieron a una camioneta y lo transportaron hasta un paraje lleno de apetitosas lengas y coihues. Y ahí lo largaron.

El castorcito vagabundo no lo podía creer. ¿Eso había sido todo? Avanzó tímido hasta el agua y, antes de sumergirse, mirando atrás, dicen que alcanzó a murmurar entre dientes: "¡Gracias, muchachos!"

Alojamiento en Ushuaia

FotoHostería Chalp Desde nuestra amplia terraza podra disfrutar de una vista esplendida de la ciudad y sus alrededores. Tel: (02901) 434011Ushuaia

Sin comentarios... sé el primero!

Ingresá para comentar ésta nota.

Notas relacionadas

Ushuaia: Festival Internacional de Esculturas de Nieve Esta celebración resulta uno de los íconos de Tierra del Fuego ya que desde 1995 representa un lugar de encuentro para artistas que año a año se han ido acercando tanto del país como de otros puntos del mundo.
Marcha Blanca, la carrera más austral En Ushuaia se desarrolla una de las carreras más importantes para los esquiadores de todo el mundo. Se trata de la denomina Marcha Blanca.
Una visita al Glaciar Alvear La ciudad de Ushuaia ofrece excursiones imperdible para conocer maravillosos paisajes. Uno de ellos es la travesía al Glaciar Alvear y las cuevas del mismo.
Cerro Castor, esquiando en el fin del mundo Para disfrutar Ushuaia se puede ir al centro de esquí de mayor relevancia en la zona, el Cerro Castor. Este complejo fue inaugurado en 1999 y está inmerso en el imponente Parque Nacional Tierra del Fuego.
Ex presidio y Museo marítimo A unos pocos metros del Canal de Beagle en Ushuaia, se alza intacta la construcción de piedra de lo que fue el Presidio de Ushuaia.
Esquí en Ushuaia, la ciudad con mas opciones invernales Ushuaia es la ciudad que ofrece mayor cantidad de centros de esquí y de opciones distintas para aprovechar a pleno un invierno nevado: pistas fuera y dentro de la ciudad, paseos en trineos de perros, caminatas en el bosque sobre raquetas de nieve, entre otras.
Sobre las aguas del Canal de Beagle Navegar por el canal Beagle puede resultar el plato fuerte de todo un día de visita a Ushuaia, sobre todo en otoño, época en que la ciudad más austral del mundo y sus alrededores ofrecen desde el agua una estampa formidable, rodeadas del bosque que aún no ha perdido sus hojas.
City tour de Ushuaia, la ciudad más austral, de primera mano Las caminatas por la ciudad de Ushuaia son una interesante alternativa para combinar con otras salidas de campo o mar. La historia local es riquísima, de muchos contrastes y muy reciente.
Inviernos en Ushuaia, eventos especiales Desde hace muchos años, los vecinos de Ushuaia y sus visitantes celebran juntos fiestas invernales, ya sea en la ciudad como fuera de ella.
Conocer Ushuaia desde las nubes Diariamente se pueden tomar vuelos para conocer Ushuaia desde el cielo, conociendo varios puntos, casi inaccesibles por otras vías.
Ver todas las notas

Hoteles ver todos »

DESTINO
Hoteles | Viajes | Fotogalería | Legales | Contáctenos | Comercial
© Patagonia.com.ar 2017 | Todos los derechos reservados. | Creado por CUERDA CREATIVA